inthePendientes: Pendientes originales para bebés, niños y adultos

Consejos y Truquis para tus pendientes

Dado que la plata es un material con un índice de dureza bajo, su limpieza se debe hacer con mimo.

Por ello, de forma habitual, lo más aconsejable es limpiarla con gamuzas suaves, como las que se utilizan para limpiar gafas. También, en las joyerías podemos encontrar gamuzas ligeramente impregnadas en un producto especial para limpiar plata.

Con el tiempo, la plata tiende a coger un tono más oscuro. En el mercado existen productos específicos para su “aclarado”, los cuales pueden ser encontrados en droguerías. Además, existen métodos caseros muy sencillos para devolver el brillo a nuestros pendientes, desde limpiarlos con agua y jabón (Fairy) para quitarles primero el exceso de grasilla acumulada y secarlos con un trapo limpio, hasta sacarles un brillo precioso pasándoles simplemente una goma de borrar de toda la vida(muy muy recomendable).

En caso de que la plata esté arañada, lo más recomendable sería llevarla a una joyería para que la pulan.

Por último, es recomendable que los pendientes guardados por tiempo, se evite que estén expuestos a humedad y luz. Por ello, en inthePendientes te aconsejamos que guardes tus pendientes dentro de nuestra caja, por ejemplo en un cajón o un joyero.


Truquis para Baby Oro

Por más que sea evidente, las tuercas de los bebés tienden a aflojarse.

El roce de la orejita con el colchón, los movimientos del bebé y otros contactos, hace que la tuerca vaya girando.

Un pequeño truquillo para mayor sujeción en los pendientes de bebés es, una vez colocados en las orejillas, pintar la punta del perno (palito) con un poquito de pintauñas incoloro y rápidamente colocar la tuerca (recuerda que nuestras tuercas se introducen a presión, haciendo este paso más sencillo), esto hará que queden bien bien agarraditos!!!

También podéis quitar las tuercas de rosca y sustituirlas porpresiones de silicona, ajustarán perfectamente.

Otro truco muy sencillo, es tomar el hábito de repasar las roscas todos los días. Un buen momento puede ser durante el baño. Repasar las roscas, para recuperar el giro que hayan podido perder del movimiento del día a día de nuestro peque y solucionado.

Y no olvides moverle los pendienticos o incluso quitárselos y cambiárselos, ya que normalmente el pendiente va acumulando suciedad en la parte posterior, de la grasita de nuestro bebé y pequeños restos de jabón de sus baños.




Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información